Modern learner: la democratización del alumno moderno

    Modern learner: la democratización del alumno moderno

    Antes de que se empezase a hablar de revolución digital, ya existía la idea de que la tecnología venía impactando en nuestras dinámicas de aprendizaje. La generalización del acceso a esas nuevas tecnologías ha ido modificando prioridades, capacidades, ritmos y focos de atención. También la manera de acceder a la información y los tiempos que reservamos o dedicamos a seguir formándonos, cuando estamos a punto de incorporarnos al mercado laboral o una vez que lo hemos hecho.

    Más allá de la edad e independientemente del sector en el que se esté o de la especialización que se busque, todas y cada una de las personas que completan hoy su formación y estudian online, comparten una serie de características. Es fácil sentirse identificado con ese retrato: el del modern learner o la democratización del alumno.

    El año en que todos nos volvimos “alumnos modernos” – La democratización del alumno

    ¿Quién no siente alguna vez cómo la cantidad de información disponible le supera? ¿No estamos ya convencidos de que, hoy más que nunca, es esencial reciclarse, reinventarse para estar al día? ¿Cómo hacemos para elegir bien y acceder a lo que nos interesa, además de seguir incorporando conocimientos que nos permitan renovarnos y continuar siendo relevantes en cada uno de los ámbitos en los que nos desarrollamos?

    Lo que hace algo menos de una década –cuando surgió el concepto– era una novedad impactante, hace un año era ya una realidad contundente. Como trabajadores y estudiantes, estamos inmersos en una realidad en la que los recursos y destrezas digitales habían dejado de ser algo complementario. De ser una parte importante para cualquier proyecto de desarrollo personal o empresarial, han pasado a ser una necesidad muy real, presente y urgente, para mantener esa relevancia laboral, personal y social.

    Hemos visto avances exponenciales en 2020 en multitud de ámbitos. Sin duda, en el sector educativo y L&D –aprendizaje y desarrollo, con su enorme variedad de niveles y enfoques– el avance ha sido especialmente impactante y va a ser particularmente duradero. Para los proyectos formativos surgidos a partir de las nuevas tecnologías y enfocados a la capacitación digital de sus alumnos, la nueva realidad poscovid ha supuesto confirmar lo que se venía anticipando: la internacionalización de estos procesos y la generalización de la formación online. Es la democratización del  alumno o modern learner.

    Build and Analyze Customer Journeys using Marketing Cloud

    MKT101

    Build and Analyze Customer Journeys using Marketing Cloud

    Más información

    Impaciencia y distracción vs. Activación y motivación

    Además del acceso a la información, se universaliza también la necesidad de contar con los recursos de aprendizaje apropiados. Son ellos los que dan sentido a esa información, la ordenan, explican y permiten sacarle partido. Desarrollan un conocimiento a partir de ella, manteniendo una comunicación multidireccional dentro una comunidad de profesionales y de los estudiantes implicados en ese proceso formativo.

    Desde que se popularizó el término modern learner, cada nuevo artículo en torno a la figura, añadía datos acerca de cuánto tiempo de su jornada dedicaban a leer y responder emails o cuántas veces llegaba a desbloquear el móvil en una hora. Más allá de lo circunstancial, es casi inevitable identificarse con ese “alumno moderno” en el sentido más amplio: conectado a la red, sobreestimulado, algo impaciente… pero también deseoso de aprender, que valora y busca completar su formación. Y que, si echa cuentas, apenas encuentra media hora disponible semanalmente para estudiar sin distracciones algo que le interese profesionalmente y le reporte verdadera satisfacción personal. Un trabajador y estudiante, con un gran reto por completar.

    Partiendo de las posibilidades de autonomía y gestión del tiempo que ofrecen los dispositivos móviles, en todas las encuestas a profesionales interesados en seguir estudiando, la casi totalidad de estos –normalmente, más de un 90%– expresaba su preferencia por experiencias formativas operacionales, vinculando el estudio con la aplicación práctica de los conocimientos adquiridos. No se trata de trasladar el contenido didáctico de una “clase magistral” a la pantalla del smartphone o la tablet.

    Se trata de generar una experiencia formativa, que invite a completar tareas que sean o vayan a ser parte de nuestro día a día, a hacerlo interactuando con el profesorado y los demás estudiantes, y mientras se descubren, incorporan y consolidan nuevos conocimientos.

    El éxito de un método y de un plan formativo depende de esos elementos de conveniencia, personalización y transferencia. Garantizar que el contenido va a ser directamente relevante en el desarrollo profesional del estudiante. Por eso se tiende a preferir formaciones cortas, o dividir un curso más largo en usa sucesión de acciones formativas concretas.

    Transformación y refuerzo de la formación digital

    Desde marzo y hasta ahora, la actividad de muchas oficinas y centros de formación se ha tenido que trasladar a las casas. Esa coincidencia de home office y lugar de estudio hace aún más importante equilibrar flexibilidad y organización. Para ISDI CRM este año ha supuesto numerosos aprendizajes nuevos y, a la vez, la constatación de que la visión global y de futuro sobre la que se desarrolla el proyecto formativo es la correcta.

    Cuando ha sido necesario trasladar los ciclos y acciones formativas a plataformas online, o volver a planes semipresenciales, la adaptación y la capacidad respuesta de nuestra escuela han sido inmediata. Manteniendo todas aquellas dinámicas de la formación cara a cara que son sostenibles y pueden impactar positivamente en el nuevo entorno. Procurar que, a través de cada uno de los programas formativos, lo estudiado suponga aprender y poner a prueba una nueva destreza de aplicación directa en su desempeño laboral.

    Desarrollo en Apex y Visualforce en Lightning

    DEX450

    Desarrollo en Apex y Visualforce en Lightning

    Más información

    El programa formativo de ISDI CRM propone una serie de cursos o módulos que puede cursarse de manera independiente. Con ellos se certifica un conocimiento relevante para el alumno y dentro de su ámbito profesional. En itinerarios más extensos, suponen una capacitación amplia, con un alto grado de personalización en la experiencia formativa.

    En todos los casos, los planes de estudio están diseñados para compatibilizar la flexibilidad necesaria en organización y horarios, con una motivación y activación continuas, además del refuerzo del personal formador y entre estudiantes. Un enfoque empático, con el alumno en el centro y doble recompensa: la satisfacción inmediata, por la incorporación y comprobación de esa capacidad práctica en el puesto de trabajo; y a medio plazo, en ese reskilling y upskilling continuado, con el que se mejora el perfil profesional y la posición personal en el mercado laboral, algo esencial para cada modern learner a punto de iniciar 2021.

    ¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
    Seguro que a tus contactos le gusta leerlo.

    Quizá te interese

    Mantente al día de nuestras novedades

    Suscríbete para estar al día de las últimas novedades.

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tu navegación. Si continúas navegando significará que consientes su uso. Más información en nuestra Política de Cookies Más información

    The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

    Close